Hablar del futuro con los niños
inde001.jpg
Carta aos Amigos do Mundo 79

De joven, James S. conoció muy bien la vida en las calles en la India. Al crear la asociación Nanban – que significa “amigo” en Tamul, quiere dar a los niños y jóvenes que enfrentan la miseria y la vida en las calles otra oportunidad para su vida; pero, sobre todo, busca trabajar enfocándose en la prevención con los llamados niños “de riesgo” y sus padres. Acontinuación presentamos un artículo publicado en el Deccan Chronicle, escrito por Sr. Nizar Ahamed.

Desconcertados, indefensos y pobres, sin duda los niños que perdieron a sus padres no pueden hablar mucho del futuro. No se trata sólo de huérfanos; los niños que se escapan por toda clase de razones también enfrentan un porvenir terrible e incierto.

Una organización como la Fundación Nanban ayuda y reintegra a esos niños, dice S. Tamil Selvam, coordinador de los programas de la Fundación. “En las calles de Madurai hay niños que han perdido a sus padres o que huyen de su casa por maltrato o por no poder enfrentar la presión de la escuela; algunos incluso vienen de otras ciudades. Muchos de ellos trabajan en hoteles porque ahí pueden obtener alimento y refugio; otros van a dar a las estaciones de tren o de autobuses. Nosotros juntamos a estos niños y hablamos con ellos, tratando de resolver sus problemas y devolverlos a su familia. Si no cuentan con ningún apoyo, los entregamos al organismo gubernamental “Comisión Bienestar de los niños”, que cuida de ellos y de su educación».

Rishab (16 años), oriundo de Rajastán, huyó para escapar de la tortura. “Huí de mi casa a los 13 años. Mi padre me pegaba cada vez que tomaba. Sencillamente me fui y vine aquí sin ninguna idea precisa. En el camino vi gente, también de Rajastán, que hacía estatuas; me acerqué y les pregunté si me podía quedar con ellos y me dieron un lugar para comer y refugiarme.

Khali Hassain (14 años) es originario de Hyderabad. “No tengo padres. Vivía en el muelle cuando una persona me contrató para vender “panipuri”; acepté y vinimos a Madurai, donde ahora vendo “panipuri” enfrente de las escuelas. Cuando veo a los alumnos me siento muy incómodo y a veces me pongo triste. Maldigo al destino que, a mi edad, me obliga a trabajar para ganarme la vida”.

JAMES S.,  INDIA