Herramientas para confiar en nosotros mismos
elvira.jpg
Elvira Cantillo, artista, colombiana, conoció el Movimiento ATD Cuarto Mundo en 1984 en Nueva York. Queriendo conocer la « otra cara de la moneda » se acercó al equipo de Cuarto Mundo. Participó en las bibliotecas de calle y empezó a cambiar el chip, de que los pobres no son solo aquellos a los que hay que ayudar. Así comprendió que el arte tenía una misión en el mundo de los pobres.
Estas son sus reflexiones tras leer el informe sobre las dimensiones ocultas de la pobreza.

Con mucha alegría recibí esta invitación que nos permite comunicar nuestras reflexiones en torno a un proyecto común que nos une en todos los continentes.

En estos tiempos de pandemia las dimensiones ocultas de la pobreza están siendo cada vez más visibles y se abre un amplio horizonte en la comprensión del pensamiento de Joseph Wresinski para quien no estaban tan ocultas.

La importancia de nuestro compromiso se fortalece y nos invita a la acción. La tarea no es fácil, sin embargo esta investigación de ATD con la Universidad de Oxford nos da herramientas para confiar en nosotros mismos,vencer el miedo y seguir adelante con este deber sagrado de lucha contra la extrema miseria.

Debemos seguir conociendo el Cuarto Mundo para entenderlo y darle el lugar que le corresponde en la sociedad. Recuerdo en estos momentos las reflexiones de Mary Rabagliati (voluntaria permanente de ATD) ella decía: “cuando detrás del egoísmo, detrás del sufrimiento, llegamos a lo humano, llegamos a la solidaridad y podemos así valorar el coraje y las habilidades asombrosas del Cuarto Mundo”.

Al ver el vídeo “revelar las dimensiones ocultas de la pobreza” pienso que no me equivoqué al identificarme plenamente con el pensamiento del padre Joseph que afirmaba que el flagelo de la miseria ataca con la misma intensidad en cualquier territorio y en todos los continentes. Es una verdadera “pandemia social”.

Esta investigación participativa de ATD y la Universidad de Oxford nos enseña que tenemos que considerar otras dimensiones aparte de las monetarias y dejar de ver a los pobres como objetos y considerarlos como sujetos de derecho. Vemos como la falta de trabajo decente, los salarios precarios, las privaciones sociales y materiales no son las únicas pistas adecuadas para eliminar la pobreza en todas sus dimensiones. Al contrario tenemos que entender que el sufrimiento en el cuerpo, el espíritu y el corazón traen como consecuencia la falta de energía, la vergüenza y la depresión.

Genevieve de Gaulle en su libro el secreto de la Esperanza nos aconseja escuchar esa voz que nos invita a conocer y a entender a los mas pobres; y no la voz que nos empuja a mirar hacia otro lado.

Es un deber también asumir los derechos culturales que son los derechos a la común-accion, la verdadera comunicación; como decía Joseph Wresinski: un actor cultural es un portavoz de la vida cotidiana que revela las posibilidades de expresión; si no comprendemos esta lógica social no comprendemos que la creación cultural está en la base de todo desarrollo durable.

Foto de un cuadro pintado por Elvira de una niña que subía al monte para recoger flores y venderlas en los semáforos; símbolo de la lucha y resistencia cotidiana de las personas y familias en situación de pobreza.